Il sito del Comune di Orgosolo utilizza cookie necessari al corretto funzionamento dei servizi in linea. Chiudendo questo banner, scorrendo la pagina o cliccando qualunque suo elemento acconsenti all'uso dei cookie. Se vuoi maggiori informazioni sui cookie è sufficiente cliccare sul link "Privacy" e accedere al paragrafo relativo al loro utilizzo.
OK, CHIUDI PRIVACY
alb01b.jpgalb02b.jpgalb03b.jpgalberi03.jpgalberi04.jpgaquila01.jpgcapanne01.jpgcapanne03.jpgcapanne04.jpgcapanne05.jpgcapanne06.jpgcostume01.jpgcostume02.jpgdomus01.jpgdomus02.jpgdomus03.jpgdomus04.jpgdomus05.jpgdomus06.jpgfeste01.jpghe1.jpghe2.jpghe3.jpgiserrai02.jpgmur01b.jpgmur02b.jpgmur06c.jpgmur08c.jpgmur09b.jpgmuraglie01.jpgmuraglie03.jpgmurale01.jpgmurale02.jpgmurale04.jpgnev09_01.jpgnev09_02.jpgnev09_03.jpgnev09_04.jpgnev09_05.jpgnev09_06.jpgnev09_07.jpgnev09_08.jpgpan05b.jpgpan06b.jpgpan12b.jpgpan13b.jpgpan13c.jpgpanorama01.jpgpanorama02.jpgpanorama03.jpgpanorama08.jpgpanorama09.jpgpanorama10.jpgvolta01.jpgvolta02.jpgvolta03.jpgvolta04.jpgvolta05.jpgvolta06.jpg

Orgosolo español

Orgòsolo es un topónimo, esto es nombre de lugar, de origen antiquísimo.

Se lo hace remontar al término οργάσ-οργέ, del griego antiguo, que significa tierra fértil, tierra húmeda. Hipótesis confirmada por el hecho de que en lengua sarda, y particularmente en la variante orgolesa, las voces òrga y orgòsa indican un sitio de manantiales abundantes, como en efecto ocurre con el centro histórico del pueblo.

Los testimonios más antiguos de la presencia humana en territorio de Orgòsolo se remontan al Neolítico. Hallazgos arqueológicos fechados en 3900/2300 a.C., como un plato [in clorite?] o varios fragmentos de venus de tipo cicládico, revelan contactos con los movimientos de población que partiendo de Oriente próximo y contemporáneamente al nacimiento de las domus de janas, de las tumbas ad esedra y de los protonuraghes, dejaron profundas huellas entre los pueblos de la cuenca occidental del Mediterráneo.

Un continuum de asentamientos humanos, aún por investigar, que parte de la Prehistoria, jalona el Nurágico, el Fenicio-púnico y el período Romano, y nos deja en Su Halà’vri’he la figurita invertida en una tumba ipogeica, en Orúlu las barquillas bronceas, en Sirilò los fragmentos de vaso ático, continua en época giudicale y medieval.

Por lo que se refiere a las fuentes escritas, el nombre de Orgòsolo aparece por primera vez en el Medioevo tardío: en 1341 lo encontramos enumerado en las “Rationes decimarum”, los centros que versaban los diezmos a la curia romana. En 1388 algunos de sus representantes firmaron el acuerdo de paz entre el Giudicato de Arborea y el rey Juan de Aragón.

A partir de finales del siglo XIX el nombre de Orgòsolo se difunde en Europa tras la estela de numerosos episodios interpretados en clave de bandolerismo.

En los años 50 del siglo pasado, los estudios antropológicos de Franco Cagnetta evidencian la existencia de una comunidad arcaizante en plena Europa, en el centro del Mediterráneo, en neto contraste con el desarrollo propio de la modernidad. Tal lectura la asume también Vittorio de Seta en su largometraje Banditi a Orgòsolo, obra maestra y cumbre del Neorealismo italiano, que contribuye notablemente a difundir la fama del pueblo.

A principios de los años 70 del siglo XX se remonta otro fenómeno, esta vez de alto contenido artístico, además de social y político. Hablamos de los murales que singularizan característicamente al centro habitado de Orgòsolo como un unicum de entre los paesi dipinti, donde los murales son vistos cada vez más como una opción de ornamentación urbana.

Los murales de Orgòsolo nacen y se desarrollan en un ambiente socio-político que involucra activamente a sus habitantes, primero con los chavales de las escuelas y luego con la participación crítica de la colectividad de los mensajes ahí contenidos.

La visibilidad de Orgòsolo a nivel nacional e internacional permitió la difusión, junto a su propio nombre, de algunos aspectos étnicos y tradicionales de la cultura delle zone interne de Cerdeña, como el tenore, canto típico a tres voces más solista, hoy bajo la tutela de la UNESCO como patrimonio de la humanidad por sus rasgos ancestrales.

También el traje tradicional orgolés, sobre todo el femenino, ha estado siempre en primer plano, ya sea por sus características étnico-artísticas como por la originalidad de su factura y la compostura de su porte. No hay que olvidar que durante siglos, tal vestimenta ha estado en gran parte tejida y decorada con la seda producida localmente por un gusano devenido, con el tiempo, variedad específica y característica.

Si a todos estos aspectos añadimos la riqueza ambiental sin parangón del territorio de Orgòsolo, con sus bosques incontaminados, su tupido monte bajo mediterráneo, sus prolijos endemismos y una variedad faunística que va del muflón al jabalí pasando por los pocos ejemplares aún existentes de águila real; una riqueza que encuentra su cúlmen en el Supramonte y su hábitat, se puede entender entonces el por qué de la atracción turística de este territorio.

Copyright Comune di Orgosolo. All Rights Reserved. Powered by Oligamma it SRL Valid XHTML and CSS